VISIÓN

El Liceo Bicentenario de Excelencia Colegio Antonio Varas de Vicuña aspira a entregar una educación igualitaria, inclusiva y de calidad con participación y resguardo de derechos, para formar de manera integral, cognitiva y valórica, a niños/as y jóvenes del Valle de Elqui, para que sean personas innovadoras, reflexivas, críticas, propositivas, adaptable al cambio e incorporadas a la cultura digital. Así como también ser una institución educativa dispuesta a formar personas sensibles a los problemas del medio circundante y dotados de una sólida autoestima, evidenciando siempre su educación en los planos ético y moral.

 

MISIÓN

El Liceo Bicentenario de Excelencia Colegio Antonio Varas de la ciudad de Vicuña es una institución educativa laica, gratuita, de continuidad de Enseñanza Prebásica, Básica y Media, liderada por un Equipo de Gestión, y que tiene por finalidad impartir educación de calidad integral e inclusiva, que considere conocimientos, valores, actitudes y habilidades que les permitan a sus estudiantes estructurar un Proyecto de Vida hacia la Educación Superior.

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS Y VALORES.

La escuela que queremos ser; es ser una escuela libre, sentirnos libres para educar y sentirse libre en el uso de ella como docentes, como forjadores y educadores para la vida.

El trasuntar nuestra misión de escuela y nuestro quehacer educativo es el que nuestro profesional de la educación, el profesor, tenga la libertad de presentar una propuesta académica o un proyecto educativo en el aula que le permita expresar su creatividad y alcance los mejores logros de su profesión docente.

El sentirnos con la libertad de pensar y actuar y ejecutar con libertad en querer ser los artífices y obreros de la educación.  Estamos conscientes de nuestra realidad, no somos pensadores, ni filósofos para crear nuestra propia escuela pedagógica; nuestra misión es que estamos para desarrollar una acción educativa en los alumnos.  Somos los ejecutores del quehacer educacional, y nos basamos en querer permanecer como una Escuela autónoma dentro de los márgenes que nos brinda el sistema;  no queremos ser partícipe ni instrumento de ningún partido político, credo religioso, ideologías, sino que nuestra única dependencia académica y valórica sea el Ministerio de Educación, por esto mismo no nos hemos querido apoyar en ningún tipo de institución que avale o adoctrine nuestro quehacer o desarrollo como docente y menos la conciencia valórica de los alumnos que estamos formando.

Consideramos que nuestro principio valórico que sustenta éste nuestro quehacer el enseñar con libertad, sentirnos libres y que los alumnos sean formados en educación valórica y cognitiva para que en un futuro a corto o mediano plazo, ellos sean los ejecutores como expresión de ésta en la realidad que les corresponda proyectarse y desarrollarse.

Creemos que la Unidad Educativa ante una actitud filosófica denominada meliorismo, busca armar y orientar sus esfuerzas a desarrollar en los alumnos todo lo que es perfeccionable y mejorable en actitudes y hábitos para lograr en ellos y entre sus pares la buena convivencia, modales y cortesía, respeto a los mayores, buena presentación, cuidado del entorno, fomentando el respeto entre sus compañeros y compañeras de aula, padres, profesores y amigos, resaltando exigencias y normativas sociales que derivaran en el respeto a sus diferencias individuales o las que surgen de la misma necesidad de interacción personal.

Afirmamos que esta es nuestra misión educativa y es lograr que nuestros alumnos se perfeccionen en un mundo que es precisamente susceptible de mejoramiento indefinido, para que logren sus proyectos de vida aspirando en este su quehacer educativo a la educación superior como una manera de alcanzar sus metas y ser personas de éxito y de buen vivir, lo anterior es con el afán de ampliar sus horizontes para que  puedan satisfacer sus necesidades académicas y valóricas a través del desarrollo de sus habilidades cognitivas, afectivas y sociales en una futura profesión o como padres de familia.

Nuestro quehacer como docentes consiste en el sincretismo, donde bajo el parámetro de la revisión exhaustiva y minuciosa de lo heterogéneo  de las distintas escuelas de formas de aprendizaje y de escuelas filosóficas, se logre desarrollar en los alumnos un conocimiento holístico con el objeto de ampliar la formación integral acompañándoles en esta profundización, para enfatizar en ellos la capacidad de análisis del entorno social, conociendo su realidad geográfica y cultural, para que se identifique con el grado de desarrollo de su comuna, región y país en general.

A través de actividades curriculares de libre elección apoyados en una actitud ecléctica, los alumnos seleccionan su participación en academias y talleres de las áreas artísticas, deportivas, social y comunicación, medio ambiente, ciencias y tecnología; para que ellos puedan incentivarlos al desarrollo de sus capacidades de autonomía, sociabilidad, responsabilidad, respeto, espíritu de reflexión, actitud científica y seguridad en sí mismo.

Deja una respuesta